Un azulejo portugués…

Originalmente publicado en cenefas de flores:

azulejo-1

Un antiguo azulejo portugués ha sido la inspiración de este kit de Filomena Reis . Filomena colabora en la Escuela de Bordado de Lee Albrechty ha creado una serie de kits con diseños de azulejos antiguos de la que es una auténtica apasionada.

azulejo-2

Aunque la idea que daba en el kit era el acabado en forma de biscornú, he querido terminarlo como un cojín-alfilitero para no perder la esencia de la forma original del azulejo.

azulejo-9

Ver original

Propiedades de Usos del zumo de limón

Originalmente publicado en Sabores de Bolivia:

Usos del zumo de limón

Aunque el gusto del limón no es del todo sabroso, ofrece tantas propiedades que esto queda en un segundo plano. Este fruto no brinda ventajas nutritivas pero también curativas, por lo que vale la pena tenerlo en cuenta en todo momento de la vida.

Características generales del limón

Es bueno saber que el limón tiene muy bajas calorías, (alrededor de 40 cada 100 gramos), cuando se consume embotellado tendremos a disposición las vitaminas C y P, pero no los biolavonoides de su cáscara y pulpa.

Para escoger un buen limón, este ha de tener una cáscara de color amarillo intenso, firme, con textura fina y brillante. Al momento de conservarlos: a temperatura ambiente durante 15 días, en el refrigerador unas cinco semanas.

Consejos: sumergir el limón en agua caliente para extraer más cantidad de zumo y para beberlo, es mejor con un sorbete, para que el pasaje de acidez no…

Ver original 273 palabras más

Galletas de Mario Bros para el cumpleaños de Àlex

IMG_0071

Hoy es el cumple de Àlex (10 añazos!!!!) mi fantástico sobrinillo. No es el único, tengo tres más: Georgina (24), Marc (15) y David (7), que junto con mis hijos Francesc (20 años) y Aina (13) nos hacen estar super-divertidos. Lo mismo estás hablando de muñequitos y super héroes, que de novios/as, de grupos de música fantastiquísimos o de carreras universitarias. En fin, tenemos un elenco de “artistas y temas” amplio, amplio …

IMG_0069

Pero vaya, el protagonismo hoy es para Àlex. Y las galletas que he hecho para que lo pudiese celebrar con sus compañeros del cole han sido de Super Mario y sus colegas (lo siento, no sé cómo se llaman!!). Por cierto, es un amor, me ha llamado hace un ratito para decirme que a sus amigos del cole le habían encantado. Ainsss!!!

IMG_0076

GALLETAS DE MARIO BROS Y SUS COLEGAS

Ingredientes masa de galletas

  • 500 grs harina todo uso
  • 250 grs mantequilla en textura pomada (blandita)
  • 125 grs azúcar glas tamizado
  • 10 cucharadas (70 ml) de leche
  • Aroma de vainilla (optativo)

Precalentar el horno a 180º.

Extender sobre la mesa la harina y el azúcar glas. Formar un volcán y en el centro poner la mantequilla, la leche y el aroma.

Con los dedos ir uniendo todos los ingredientes hasta que la masa sea homogénea. Dejar reposar en la nevera entre 30 minutos y 1 hora.

Estirar la masa del grosor deseado (hay rodillos que permiten marcar el grosor, pero si no lo tenéis, un buen truco es utilizar un par de tablillas iguales puestas a los lados de la masa. Al pasar el rodillo por encima, las tablillas marcarán la medida y la masa quedará de igual grosor).

Hornear a 180º unos 15/20 minutos.

IMG_0075

DECORACIÓN

  • Fondant blanco (uso normalmente de la marca Funcakes) y colorantes
  • O la opción del fondant de colores

Con el fondant es blanco: teñir de los diferentes colores que necesitaremos para decorar nuestras galletas. Si ya está teñido, nos saltamos este paso.

Para que el fondant no se enganche, espolvorear azúcar glas en la mesa de trabajo o mármol. Cortar la forma deseada con los cortadores o con un cuchillito bien afilado o con el instrumental quirúrgico-galletero e ir montando en cada galleta.

Al cabo de un par o tres de horas ya estarán preparadas para embolsar y etiquetar.

Un petó ben gros, bonic de la tieta!!!!!

IMG_0072

Spicy Pumpkin Bundt Cake (Bundt cake de calabaza especiada) o mi postre para Haití

IMG_0063

El post de hoy es algo más que una receta. Os quiero explicar un poco porqué he hecho este bizcocho y a quién va “dedicado”.

Mi marido ha estado por cuestiones de trabajo un par de veces en Haití. Por lo que me ha explicado, un país especial con gente amable y siempre sonriente, aunque a veces la realidad sea dura, muy dura y los recursos escasos.

En este último viaje conoció a Pilar, una española que trabaja en la organización Entreculturas aportando su granito de arena (bueno, quien dice granito dice desierto) y coordinando esfuerzos para que los niños haitianos tengan un mayor acceso a los estudios y la formación. Su labor también se centra en dar soporte a los padres ya que la experiencia ha demostrado que unos padres implicados son el mejor ejemplo para sus hijos. Si tenéis un momento os aconsejo echar una ojeada a su web  y al fantástico proyecto La Silla Roja .

Dentro de las actividades formativas para adultos es muy importante la escuela técnica, dónde forman alumnos en cocina y repostería. Y ahí entro yo, bueno yo no, mi receta. Como soy una absoluta desconocedora de la gastronomía haitiana y de los alimentos locales, me he informado un poco y he descubierto que la calabaza es un producto muy importante en su alimentación y cultura. Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que la calabaza es común a ambos países, he decidido hacer un Spicy Pumpkin Bundt Cake (Bundt cake de calabaza especiada) dedicado a Haití.

IMG_0064

En breve me enviarán desde la escuela técnica la receta de un típico postre haitiano. ¡Estoy muy emocionada! Me parece interesantísimo descubrir nuevas recetas con productos que utilizamos habitualmente y a los que damos un uso diferente. Así que dentro del blog abriré la etiqueta POSTRES DE HAITÍ dónde colgaré todos los postres relacionados con este país. Y como ellos están tan ilusionados como yo con este intercambio gastronómico, COCINARÁN UNA RECETA DE LES GALETES DE L’AINA!!!!.Bufff, estoy hiperventilando!!! Dudan entre las Torrijas con helado de vainilla y almíbar de moras y la Tarta de cumpleaños de chocolate, nata y mascarpone. que hice para el cumple de mi hijo Francesc. Es cómo encajar un rompecabezas: te gusta una receta y debes encontrar los ingredientes apropiados en tu entorno.

También gracias a mi marido y por otros medios,  me enviaron la receta de un postre local (Merci beaucoup, Aurélie!) a base de boniato y que publicaré en unos días aprovechando la celebración de La Castanyada / Todos los Santos / Halloween o como he visto en algunos blogs y para unir tradiciones, la Castaween.

Hoy empezamos por un bundt con calabaza especiada: el Spicy Pumpkin Bundt Cake. Bundt es una marca registrada de la empresa Nordic Ware propietaria de estos maravillosos moldes. Si no disponéis de ellos, no pasa nada: hacedlos en el molde que mejor se adapte a vuestras necesidades o el que tengáis más a mano. Por cierto, el otro día estuve en Gadgets & Cuina en un taller estupendísimo que hizo Bea Roque de El Rincón de Bea. Me lo pasé pipa: Bea es encantadora y divertida y nos enseñó muchísimos truquitos. Y el postre de hoy es de su libro, que aproveché para comprar ese día y que tengo dedicado por ella.

Después de toooooooodo este rollo, la receta:

IMG_0061

SPICY PUMPKIN BUNDT CAKE (BUNDT CAKE DE CALABAZA ESPECIADA

  • 520 gr. harina 
  • 250 gr. azúcar moreno 
  • 250 ml. buttermilk 
  • 330 gr. puré de calabaza 
  • 4 cucharaditas polvo de hornear 
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita sal
  • 1 cucharada jengibre en polvo
  • 2 cucharaditas canela
  • 1 cucharadita nuez moscada 
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 250 gr. mantequilla sin sal
  • 4 huevos medida L
Precalentar el horno a 175º y engrasar un molde con mantequilla o spray especial. Es la primera vez que he utilizado el spray y es una auténtica maravilla.
Tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias y reservamos.
En un bol aparte batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla blanquee. Vamos añadiendo los huevos uno a uno y a velocidad baja. Es muy importante no añadir el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado. Os puede suceder que la mezcla aparezca un poco cortada, pero no pasa nada y se soluciona al añadir la harina.
Incorporamos una tercera parte de la harina y batir poco, lo justo para integrarla. Añadimos la mitad del buttermilk y continuamos en adicciones alternas de harina y buttermilk hasta acabar.
Siempre con velocidad baja añadimos el puré de calabaza. Batir bien.
Verter la mezcla en el molde engrasado. Echar en el molde siempre en el mismo sitio para que la mezcla se reparta sola. Cuando hayamos acabado nos aseguraremos con una espátula que la mezcla se ha repartido bien y no tiene aire.
Hornear unos 50 – 55 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta salga limpia.
Dejamos enfriar el molde encima de una rejilla y desmoldar pasados  10 minutos. NO 9 minutos o 12, han de ser 10.
Dejar enfriar totalmente sobre la rejilla y decorar con azúcar glas.
Importante:
Los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente.
Si no tenéis molde de bundt, no pasa nada, se puede hacer en el que más rabia os dé.
El puré de calabaza se puede obtener de dos formas: cocinando la calabaza al vapor o asándola en el horno. Yo la hice en el horno. El consejo que nos da Bea es que en cualquiera de los dos casos debemos dejar el puré escurrir sobre un colador para que elimine toda el agua posible, de lo contrario, el cake quedará muy “correoso” y pesado.
Como en ocasiones anteriores, os doy la receta del buttermilk casero: para 250 ml. de buttermilk = 250 ml. de leche con 1 cucharada de zumo de limón o vinagre. Revolver y dejar reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar. Parecerá una leche cortada, pero ha de ser así. Yo en esta ocasión compré el buttermilk en el super.
IMG_0066

Panna cotta de café espresso con crujiente de almendras

IMG_0048

La panna cotta me chifla y si a eso le sumamos que la receta de hoy es del cocinero Gordon Ramsay (que me gusta también mucho) pues blanco y en botella.

Esta panna cotta es del programa que emite Canal Cocina: Las mejores recetas de Gordon Ramsay (Gordon Ramsay’s Ultimate Cookery Course). Y la seña de identidad de esta receta es la misma que todas las de este chef: un estilo fácil y sencillo, para nada complicado.

La única modificación que he hecho ha sido substituir las avellanas por almendras. Por lo demás, he sido fiel a la receta original.

IMG_0053

PANNA COTTA DE CAFÉ ESPRESSO CON CROCANTE DE ALMENDRAS

Para la panna cotta

  • 2 hojas de gelatina
  • 400 ml de nata
  • 75 ml de leche entera
  • 100 g de azúcar en polvo
  • 50 ml de café espresso

Para el crocante de almendras

  • 50 g de almendras tostadas
  • 200 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de canela molida

En un cazo ponemos el azúcar, la nata, la leche y el  café. Al arrancar a hervir, apartamos del fuego y reservamos.

Mientras se enfría, llenamos un bol con agua fría e introducimos las dos hojas de gelatina.

Escurrimos las hojas de gelatina y las añadimos a la mezcla de nata, leche, café y azúcar  removiendo hasta que se disuelvan por completo.

Llenamos con esta mezcla un bol grande o varios pequeños y reservamos en el frigorífico durante mínimo 3 horas.

Por otro lado, vamos a preparar el crocante. Para ello, en un cazo, calentamos el azúcar glas a fuego medio.

Cuando el azúcar se convierta en caramelo le añadimos las almendras peladas y tostadas y espolvoreamos canela. Dejamos que repose a temperatura ambiente.

Pasado el tiempo de la pannacotta, la desmoldamos y la adornamos con el crocante de almendras.

IMG_0052

 

Magdalenas de nata

IMG_0029

Las magdalenas caseras nos encantan, sobre todo a mi hija Aina y a mi sobrino David. ¡Da gusto hacer magdalenas para ellos! Son una opción habitual en casa, pero tenía ganas de probar algo un poco diferente y las de nata me parecieron una buena elección.

Recetas hay muchas, pero ninguna se adaptaba a lo que buscaba hasta que encontré la que os presento hoy: quedan jugosas y muy, muy ricas. Nada en plan mazacote, son ligeras pero con sabor. Bueno, mejor las probáis y más tarde me contáis que os han parecido.

¡Ah! Y son fáciles, fáciles de hacer hasta decir basta.

IMG_0025

MAGDALENAS DE NATA

• 175 grs de harina
• 125 grs. de azúcar
• 125 grs. de aceite de girasol u oliva suave
• 50 grs. de nata líquida para montar
• 8 grs de levadura química
• 125 grs de huevo (2 ó 3)
• La ralladura de 1 limón o esencia de vainilla

Empezamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee, unos 6 / 7 minutos a velocidad media-alta. Añadimos la ralladura de limón o la esencia de vainilla y batimos otros 6 minutos más.

Incorporamos la nata, el aceite de girasol y continuamos batiendo unos 3 minutos más pero bajando un poco la velocidad.

Añadimos la harina y la levadura y batimos un poquito, lo justo para integrar la harina en la mezcla.

La masa debe reposar 10 minutos. Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 230º y vertemos la masa en las cápsulas que habremos colocado en una bandeja metálica para magdalenas. Es muy importante que utilicéis la típica bandeja de hacer cupcakes ya que así evitamos que la masa abra el papel y se nos estropeen las magdalenas: nuestro objetivo es que suban y queden altas!

Espolvorear la superficie de las magdalenas con abundante azúcar: ¡hay que ser generosas!

IMG_0026

Entre unas cosas y otras, la masa habrá reposado otros 10 minutos más. Bajad la temperatura a 210º y hornear hasta que estén doradas por fuera y hechas por dentro. En mi horno he necesitado 20 minutos, pero ya sabéis que cada uno va por libre por lo que yo os aconsejo tener mucho ojo a partir de los 15 minutos.

Dejar reposar en la bandeja 5 minutos y pasar a una rejilla hasta que estén completamente frías.

IMG_0022

He encontrado esta receta en el blog Pequerecetas.

Vasitos de crema de limón (Lemon curd) helada con chips de limón. Reto Tía Alia.

IMG_0015

Ya hemos dejado atrás el veranito y nos centramos en el otoño. Y ¿cómo lo sabemos? A parte de lo más obvio que es la vuelta a la rutina, el principio del fresquito y los anuncios de ese gran almacén (El Corte Inglés vaya, que va a dar lo mismo que yo les haga propaganda o no) que nos dice que hay que renovar el vestuario y comprar ropa de invierno aunque estemos todavía a 25º, pués como decía, además de todo esto, lo sabemos porque vuelven los retos gastro/blogueros.

la foto

Y el de Tía Alia viene renovado. Al reto en cuestión le ha gustado la vida disipada y no tiene intención de quedarse en un blog de manera fija. Así que irá pululando de uno a otro. Y este mes le ha tocado a Con las zarpas en la masa.

Las dos recetas son, como es habitual, estupendas. Y la dulce tiene un ingrediente al que nunca me resisto: el limón.

Y como es un reto tan liberal, nos permite ser un poco infieles a la receta original y experimentar para dar nuestro toque particular. Así que aquí os dejo mi versión de la Crema helada al limón de Tía Alia.

IMG_0005

VASITOS DE CREMA DE LIMÓN (LEMON CURD) HELADA CON CHIPS DE LIMÓN

Base de galletas

  • 200 grs de galletas
  • 80 grs de mantequilla derretida

Crema de limón helada

  • 500 ml. de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 150 grs de azúcar
  • Un trocito de piel de limón
  • 100 grs de lemon curd

Cobertura de gelatina de lemon curd

  • 150 gr. de lemon curd.
  • 3 hojas de gelatina.
  • 50 ml de agua con unas gotas de zumo de limón

Chips de limón

  • 1 limón
  • Azúcar glas

Como los chips de limón necesitan un buen rato de horno los preparamos lo primero para que estén listos al finalizar el postre.

Precalentar el horno a 120 – 130ºC. Cortar rodajas de limón muy finitas (con la mandolina o con un cuchillo bien afilado). Disponer en una bandeja de horno sobre un tapete de silicona o papel de hornear y espolvorear abundante azúcar glas.

Introducir en el horno durante unas 2 horas vigilando y dando la vuelta cuando sea necesario.

IMG_0002

Cuando estén un poco doraditas y caramelizadas sacar del horno y colocar sobre una rejilla para que se sequen y enfríen bien. Reservar.

Seguimos con la base de galletas: ponemos la mantequilla a derretir en el microondas. Con unos 20 segundos (dependiendo de la potencia del micro) será suficiente. Mientras picamos las galletas (trituradora, mortero, metidas en una bolsa y pasando por encima el rodillo … todo sirve). Se mezcla bien con la mantequilla derretida y se cubre el fondo de los moldes pequeños o molde grande si es individual, que utilicemos. Reservar en la nevera.

Para la crema de limón helada se pone a hervir la leche en un cazo con la piel del limón. En un bol a parte se baten ligeramente las yemas con el azúcar. El batido ha de ser muy breve para que las yemas no pierdan el color.

Apartar la leche del fuego y añadir poco a poco a la mezcla de yemas y azúcar. Disponer nuevamente la mezcla en el cazo y llevar al fuego teniendo mucho cuidado en no hacer hervir la mezcla, removiendo continuamente hasta que espese.

Retirar del fuego y añadir el lemon curd.

Verter sobre la base de galletas e introducir en el congelador unas horas hasta que coja cuerpo y podamos cubrir con la gelatina de lemon curd que prepararemos calentando en el microondas los 50 ml. de agua con limón e hidratando en un bol aparte las hojas de gelatina con agua.

Cuando las hojas de gelatina estén hidratadas las escurriremos y mezclaremos con el agua caliente hasta su total disolución. Finalmente añadimos el lemon curd.

Sacar los vasitos del congelador y cubrir con la gelatina.

Si queremos un postre totalmente congelado volvemos a introducirlos en el congelador. Por el contrario, si preferimos una textura más cremosa los podemos dejar en el frigorífico hasta que la gelatina cuaje.

Para servir adornamos con los chips de limón. Yo además tenía unas moras congeladas de este verano y me pareció un buen acompañamiento.

IMG_0002 - copia