Tiramisú de vainilla y frutos rojos

la foto 11

Cuando estaba preparando la entrada de hoy en el blog me he dado cuenta de una verdad universal sobre mí: soy una adicta a los frutos rojos. ¡Es verdad! Me gustan naturales, en mermeladas, secos, solos o mezclados. Los utilizo en bizcochos, panna cotta, mermeladas, en almíbar y ahora en tiramisú. Hay una única excepción: las infusiones. Mira, soy así de rara, el gustito de la fruta en las infusiones (y me gustan las infusiones a rabiar!!!) pués como que no. Para nada.

En fin y después de una confesión otra: este tiramisú está de vicio.

la foto 13

TIRAMISÚ  DE VAINILLA Y FRUTOS ROJOS

  • 200 grs de savoiardi (bizcocho de soletilla) o como en mi caso, una plancha de bizcocho genovés.

Para la crema

  • 250 grs de mascarpone
  • 150 grs de nata para montar
  • 4 yemas de huevo L
  • 125 grs de azúcar

Para el almíbar

  • 25 grs de azúcar
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla

Para decorar

  • Frutos rojos: arándanos, moras, frambuesas, grosellas, fresas a nuestra elección
  • Azúcar glas

Empezamos preparando el almíbar para que de tiempo a que se enfríe. Ponemos el agua y el azúcar en un cazo al fuego. Llevamos a ebullición y dejamos un minuto. Apagamos el fuego, añadimos la vainilla, mezclamos y reservamos.

Montamos la nata bien fría con 50 grs de azúcar y reservamos. Proseguimos batiendo las yemas con el azúcar restante hasta que consigamos una mezcla densa. Incorporamos poco a poco y con un espátula de silicona la nata. Reservamos.

Ponemos en el fondo de nuestros moldes los savoiardi o como en mi caso, recorté en una masa de bizcocho genovés círculos que después sirvieron para forrar los moldes. Bañar con el almíbar de vainilla y poner una capa de crema y otra de frutos rojos. Volver a cubrir con la crema y acabar con más frutos. Espolvorear con azúcar glas.

la foto 14

Bizcocho Infantes de polvo de biscuits roses de Reims

IMG_2081

El reto de este mes de Tía Alia se ha trasladado de blog y ha dado el salto a La cajita de Nieveselena . Y las chicas, puestas a pensar y buscar han dado con una receta dulce que no había oído en toda mi vida y por lo visto igual que yo estaba la mitad de la humanidad porque ni San Internet me ha sabido iluminar.

IMG_2082

Infantes, este es el nombre del postrecito en cuestión. Así que cuando lo vi tuve muy claro que no habría variaciones ni tuneos, porque no tenía ni idea del resultado final si empezaba con inventos. Pero una cosa es lo que se piensa en un principio y otra muy distinta cuándo te pones con la receta. Así que me acordé que tenía en casa un ingrediente al que tenía muchas ganas de buscarle un uso: el polvo de biscuits roses de Reims (Maison Fossier). Las galletas son riquísimas, sobre todo si las acompañamos de un buen cava o champagne (creo que es la manera correcta de tomarlas), así que cuando encontré el polvo de estas galletas envasado, no me lo pensé dos veces sabiendo que en algún momento le daría buen servicio. También he leído que una manera muy rica de disfrutar de este triturado de galletas es mezclándolo con yogurt.

Decidí substituir las almendras ralladas de la receta original por el polvo de galletas. Estoy segura que la receta de tía Alia es absolutamente fantástica, pero os puedo asegurar que con el cambio que he hecho queda … ummmmm.

IMG_2080

INFANTES DE  POLVO DE BISCUITS ROSES DE REIMS

  • 250 grs de mantequilla
  • 200 grs de azúcar
  • 200 grs de polvo de biscuits rosés de Reims
  • 90 grs de harina
  • 5 claras
  • 1 copita de anís
  • Azúcar para espolvorear

Precalentar el horno a 200º.

Tamizar juntos la harina y el polvo de biscuits roses. Reservar.

Tamizar el azúcar y batir con la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente. Reservar.

Montar un poquito las claras y añadir la mantequilla con el azúcar. No batir en exceso, cuando esté bien integrado incorporar la copa de anís y después la mezcla de harina y polvo de biscuits. Hacerlo en tres o cuatro veces, mezclando con una espátula de goma.

Verter la mezcla en moldecitos individuales e introducir en el horno precalentado, bajando la temperatura a 180 – 190º. Hornear durante unos 15-20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Cuando esté tibio, añadir azúcar por la superficie.

IMG_2071

Tarta Fraisier (Gateau Fraisier)

IMG_2096

Me encantan los retos de Whole Kitchen. Y el de este mes especialmente porque soy una apasionada de las fresas.  Y es que Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa Tarta Fraisier.

No había elaborado nunca esta tarta y cuando comencé a mirar un poco en libros y por internet me entró un poco de yuyu. Lo que me tranquilizó fue que continuamente leía que era un postre que se elaboraba en diversas fases, pero que no era complicado. Investigando un poco, descubrí que es mejor que el bizcocho genovés tenga un pequeño aporte de grasa (yo habitualmente lo hago con huevos, harina y azúcar), que para la muselina (mousseline, si somos finos y lo decimos en francés, país de la tarta) deberemos incorporar la mantequilla en dos fases diferenciadas. El blog que me cautivó por sus explicaciones es el que os muestro aquí . Me gustó tanto que hice la frasier con su receta, y aunque la tarta original lleva una fina capa de pasta de almendras, aquí si que me desmarqué e hice un gelée de fresas. El bizcocho genovés debe estar empapado en almíbar de licor. Yo he utilizado licor de fresas, pero un Kirsch de cerezas o licor de frambuesas o moras también le irían muy bien

IMG_2093

He aprendido un montón haciendo este postre. Es de esos en los que disfrutas muchísimo en la elaboración.

TARTA FRASIER CON GELÉE DE FRESAS

Bizcocho genovés (genoise) bandeja de horno de 36×38

  • 3 huevos grandes
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de harina
  • 30 gr de mantequilla derretida y enfriada

Crema muselina (mousseline)

  • 500 ml de leche
  • 4 yemas de huevo L
  • 120 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 30 gr de harina
  • 30 gr de harina de maíz (maicena)
  • 275 gr de mantequilla ( 150 gr fría + 125 gr en pomada para el final )

Almíbar de fresas

  • 50 gr de agua
  • 50 gr de azúcar
  • 20 gr de licor de fresas

Gelée de fresas (o frambuesas)

  • 500 grs de fresas o frambuesas  (pueden ser congeladas)
  • ½ taza de azúcar moreno
  • 3/4 hojas de gelatina

Elaboración de el bizcocho genovés

Precalentamos el horno a 180 º C.

Calentamos 30 segundos en el microondas la mantequilla y dejamos enfriar.

En un bol colocamos los huevos a temperatura ambiente, el azúcar y una pizca de sal ( opcional ) y batimos a velocidad media/alta durante unos 10 minutos hasta llegar a punto de cinta o punto de letra (Explicación: se llama punto letra o punto cinta al resultado del batido prolongado de huevos y azúcar. Cuando se baten los huevos(con batidora eléctrica) junto con el azúcar, la preparación luego de unos minutos de batido intenso (aproximadamente 10 o 12 minutos) se transforma, tornándose más clara y más espesa. A tal punto que al levantar las espátulas de la batidora y caer la mezcla, la consistencia es tal que se puede formar una letra sin que se deforme y permaneciendo en el lugar. De ahí el nombre punto letra.También se le llama punto cinta pues al levantar las espátulas con parte de la preparación, la mezcla cae en forma continua como una cinta sin que se deforme. Este proceso lleva aproximadamente 10 ó 12 minutos )

IMG_2094

Tamizamos la harina y mezclamos con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes . Como siempre, esta fase con cuidado para no perder el aire que es el que hará subir nuestro bizcocho. No hay que olvidar que no lleva levadura.

Incorporamos la mantequilla mezclando cuidadosamente.

Engrasamos la bandeja de horno y colocamos papel de horno que también engrasaremos. Extendemos la masa.

Horneamos unos 10 minutos. Como siempre, dependiendo del horno, pero al ser una plancha fina no necesita mucho tiempo. Dejamos enfriar 5 minutos y lo cubrimos con un paño fino hasta que esté completamente frío, para impedir que se seque.

Elaboración de la crema muselina.

Para que la muselina quede realmente bien deberemos hacerla en dos fases: la elaboración de la crema pastelera y la incorporación (después del enfriado) de la mantequilla restante a punto pomada. Si lo hacemos de esta manera nos garantizamos que al cortar la tarta no se desborde la crema.

La muselina necesita un tiempo de enfriado, así que mejor realizar esta crema con suficiente antelación (incluso el día anterior).

1ª fase:

Cubrimos un recipiente con papel de film, dejando que sobre bastante por los lados. Guardamos hasta que lo necesitemos.

Calentamos en un cazo la leche, la mitad del azúcar, la vainilla y una pizca de sal, sin que llegue a hervir.

En un bol batimos las yemas con el azúcar restante hasta conseguir una crema.

Incorporamos las harinas tamizadas y mezclamos con suavidad con una espátula de silicona. Incorporamos la mitad de la leche caliente y mezclamos.

Cuando esté bien integrado añadimos a la leche restante que en este punto estará hirviendo. Fuego medio y sin parar de mezclar con las varillas hasta que espese. Continuar durante un par de minutos más, añadimos los 150 grs de  mantequilla y ligamos bien

En el recipiente preparado con film colocamos la crema pastelera y tapamos. Dejamos enfriar no menos de 4 horas.

2ª fase:

Pasado el tiempo de enfriado, colocamos la crema en un bol. No deberá estar muy fría, atemperada a unos 36º y lo que es muy importante, a la misma temperatura que los 125 grs de mantequilla restante que vamos a incorporar. Añadimos la mantequilla y batimos unos 8/10 minutos hasta cremar.

Ya tenemos nuestra fantástica muselina

Elaboración del almíbar

En un recipiente colocamos el agua con el azúcar y llevamos a ebullición hasta conseguir un almíbar no muy espeso. Retiramos del fuego e incorporamos el licor. Reservamos hasta que esté frío.

Elaboración del gelée de fresas

Remojar en agua fría las hojas de gelatina.

Poner en una cacerola las fresas con el azúcar y cocer hasta que estén bien deshechas. Triturar.

Añadir las hojas de gelatina escurridas. Mezclar cuidadosamente hasta que la gelatina se haya fundido e integrado perfectamente.

Dejar enfriar y reservar.

MONTAJE DE LA TARTA

Cortamos dos círculos del bizcocho con un aro de repostería. En mi caso y como no tengo, utilicé un molde de pasteles desmoldable.

Engrasamos un poco el aro y colocamos papel de horno. Colocamos una plancha dentro y almibaramos con un pincel. Ponemos un poco de crema con cuidado de no tocar las paredes. Ponemos el resto de crema en una manga pastelera de boquilla grande.

Partimos fresas del mismo tamaño por la mitad (verticalmente) y cubrimos las paredes. Ponemos más fresas por todo el interior de la tarta encima de la plancha de bizcocho. Cubrimos con la crema que tendremos en la manga pastelera. A mí este truquito me vino muy bien, era muy fácil controla la cantidad de crema y no dejar agujeros entre las fresas.

Cubrir con la otra plancha de bizcocho y almibarar bien. Disponer con mucho cuidado el gelée de fresas. Dejar enfriar (yo lo hice de un día para otro, pero con 2 horas creo que sería suficiente).

A la hora de servir, desmoldar con un cuchillo fino y quitar el papel con mucho cuidado.

Decorar con fresas al gusto.

IMG_2095

Lasaña de mango y frutos rojos

IMG_2097

¡Estoy muy content! ¡He vuelto a recibir un obsequio de Kaiku!. Esta vez han sido 10 bricks de nata para montar sin lactosa. En honor a la verdad hay que decir que es una nata estupenda: fácil de montar y con un sabor muy rico.

La he utilizado para hacer un semifrío de mandarina y quedó estupendo y me apetecía incluirla en un postre con mucha fruta y que fuese fresquito y ligero. Utilicé mango y frutos rojos porque es una combinación que me gusta mucho, pero admite todo tipo de cambios: manzana o piña en lugar de mango, un único tipo de frutos rojos …

IMG_2102

LASAÑA DE MANGO Y FRUTOS ROJOS

  • 2 mangos maduros
  • 250 grs de frutos rojos
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 100 grs de azúcar glas
  • 1 brick de nata sin lactosa Kaiku (o nata normal)

Montamos la nata con el azúcar glas y reservamos. Recordad que se monta mucho mejor si todos los utensilios y la nata están muy fríos. Introducir en una manga pastelera de boquilla rizada grande.

Lavar bien el mango y sin pelar cortar en rodajas finas, espolvorear con azúcar moreno y quemar con un soplete o con una pala de quemar azúcar. Cada lasaña deberá llevar dos rodajas.

El montaje será el siguiente: una lámina de mango caramelizado, nata montada y frutos rojos al gusto. Repetir otra vez, acabando con los frutos rojos.

Me basé en la receta de Canal Cocina  aunque modifiqué a mi gusto algunas cosas.

IMG_2101

Crema catalana o crema de Sant Josep

IMG_2088

Felicidades a todos los Joseps, Josés, Pepes y Pepitas (en mi familia hay unos cuantos) y a todos los papis.

Y para celebrarlo, qué mejor que una riquísima crema catalana o de Sant Josep. En Catalunya este postre tan típico se come durante todo el año, pero muy especialmente el 19 de marzo. Es muy parecida a la creme brulée francesa, pero sin baño maría y utilizando leche en lugar de nata.

IMG_2087

 Sé que siempre digo que nada comparado con los postres hechos en casa, pero … es que es verdad!!! Y en el caso de este postre, una verdad inmensa. Nada que ver con las que se compran ya preparadas (por muy ricas que sean) y nada que ver con las que (la mayoría de las veces, no siempre) nos sirven en los restaurantes. Y es que lo tiene todo … es taaaaaaaaaaaan fácil de hacer!!!

 CREMA CATALANA O DE SANT JOSEP

  •  1 litro de leche
  • 6 yemas de huevo
  • 200 grs de azúcar
  • 50 grs de harina de maíz (Maicena)
  • 1 rama de canela
  • La piel de un limón

 En un cazo poner la leche, la corteza de limón y la rama de canela y llevar a ebullición. Dejar reposar unos minutos fuera del fuego y después retirar la canela y la piel de limón. Colar bien por si ha quedado algún resto y reservar.

 Introducir en un cazo las yemas, el azúcar y la harina de maíz y batir bien con unas varillas (manuales o eléctricas). Cuando todo esté bien mezclado, añadir la leche poco a poco y removiendo bien.

IMG_2083

 Una vez que hayamos conseguido una mezcla homogénea, poner al fuego y llevar a ebullición hasta que espese. Es muy importante no dejar de mover con unas varillas para impedir que se hagan grumos.

Verter la crema en recipientes individuales y dejar hasta que esté fría.

Para servir: espolvorear la superficie con azúcar y quemar. Yo utilizo un soplete de cocina, pero también hay palas que se ponen directamente sobre la llama y cuando alcanzan temperatura se retiran del fuego y queman el azúcar.

IMG_2084

Mousse de lima y frutas exóticas y además … obsequio Kaiku

la foto 10

El postre de hoy es suave, muy suave, ideal como colofón  a una comida  y sirve para cualquier época del año. El toque de la mandarina y el jengibre hace que la base de galleta sea diferente y los dos cremosos … riquísimos, vamos que es un conjunto genial!!!

También quiero aprovechar para dar las gracias a Kaiku. El otro día recibí un envío muy especial de seis estupendos cupcakes hechos con productos sin lactosa. Me parece genial que existan marcas que se preocupen y trabajen en favor de las personas con intolerancias, ya sean a la lactosa, al gluten … Con la ventaja que son sanos para todos. Los cupcakes que recibí y pasaron “mi control de Aina-calidad”, estaban estupendos. La próxima vez haré el postre de hoy con leche sin lactosa!!!!! Os dejo un enlace por si queréis un poco más de información: su blog sin lactosa donde podréis ver el video que grabaron en Valencia cuando regalaron un montón de cupcakes y que además tiene recetas e información variadísima.

la foto 1

la foto 2

Noticia de última hora!!! Aún no había publicado la entrada de hoy y he recibido un nuevo obsequio de Kaiku. Ésta vez eran 10 fantásticos bricks de nata para montar sin lactosa. Así que ahora a elucubrar en qué rica receta utilizo esta nata!! De momento puedo adelantar que está riquísima.

Y aquí va la receta:

MOUSSE DE LIMA Y FRUTAS EXÓTICAS

Base

  • 200 grs. galletas tipo María integrales
  • 100 grs. de mantequilla
  • Jengibre fresco rallado
  • Ralladura de mandarina

Cremoso de lima

  • 500 grs. de yogurt griego light
  • 6 limas
  • 6 hojas de gelatina
  • 400 grs de leche condensada light
  • 100 ml de leche semi o desnatada

Crema de frutas exóticas

  • 300 grs. de yogurt griego
  • 500 grs de pulpa de tamarindo
  • 6 hojas de gelatina
  • 300 ml zumo de maracuyá
  • 150 grs de azúcar moreno

Decoración

  • Frutos rojos y hojas de menta

la foto 3

Para preparar la base triturar las galletas y mezclar con la mantequilla en textura pomada y la ralladura de mandarina y jengibre (puse muy poquito).

Mezclar y cubrir el fondo de un molde desmontable, o varios si preferimos hacer tartas individuales. Reservar un rato en la nevera.

Cremoso de lima: hidratar en agua fría las hojas de gelatina y reservar. Poner en un cazo la leche y cuando esté caliente, sin llegar a hervir, añadir la gelatina hidratada y batir hasta que esté bien disuelta.

A parte, se bate el yogur con el zumo de las limas y la leche condensada y se añade a la mezcla anterior. Cuando esté bien mezclado, verter sobre la base de galletas y poner en la nevera hasta que cuaje.

Crema de frutas exóticas. Para obtener la pulpa tenemos dos opciones: compramos la fruta exótica escogida (la receta original era de maracuyá) la partimos por la mitad y con una cuchara extraemos la pulpa o como en mi caso, pulpa de tamarindo congelada y os ahorráis un tiempo :).

la foto 1

Hidratar en agua fría las hojas de gelatina y reservar. Poner en un cazo el zumo de maracuyá y cuando esté caliente, sin llegar a hervir, añadir la gelatina hidratada y batir hasta que esté bien disuelta. Añadimos la pulpa de la fruta, el yogurt y el azúcar.

Se vierte encima del cremoso de lima y se deja unas horas en la nevera. Para servir, decorar al gusto con frutos rojos y menta o a vuestra elección.

la foto 4

La receta la encontré en el blog “Las recetas de mamá”  aunque modifiqué algunas cosillas. A su vez, la receta era una adaptación de un postre de Begoña Rodrigo (la ganadora de la 1º edición de Top Chef).

Buñuelos de Cuaresma con crema pastelera, versión 2.0

IMG_1988

Pasada la Navidad y centrados ya en la Cuaresma, los buñuelos son uno de los dulces más típicos y ricos. El año pasado los hice sin relleno, pero esta vez me apetecía comerlos con crema pastelera. ¡Increíbles! Muy, muy ricos.

En la receta de Milhojas utilicé crema pastelera, pero esta vez también decidí cambiarla. Quedó un poco más espesa y muy apropiada para los buñuelos.

Comprarlos en la pastelería está bien, pero si tomáis la decisión de hacerlos vosotros no os arrepentiréis: son rápidos, sencillos y el resultado francamente inmejorable.

IMG_1986

BUÑUELOS DE CUARESMA CON CREMA PASTELERA

  • 80 grs de harina
  • 1/4 de sobre de levadura en polvo
  • 40 grs de mantequilla
  • 30 grs de azúcar
  • 100 ml de leche
  • La ralladura de una naranja
  • 2 cucharadas de anís (no tenía y puse Pacharán casero, hecho por mí el verano pasado)
  • 2 huevos
  • Aceite de girasol (evidentemente, a gustos. Puede ser de oliva pero para esta receta en concreto prefiero un aceite más suave como el de girasol)
  • Azúcar y canela en polvo para rebozar

Buñuelos

Poner en una cazuela la mantequilla, la ralladura de naranja y la leche a fuego lento hasta que la mantequilla se deshaga y empiece a hervir.

Apagamos el fuego y añadimos poco a poco a cucharadas la harina tamizada. Cuando esté bien integrada, añadimos los huevos batidos uno a uno y poco a poco.

El siguiente paso es poner el azúcar e integrar bien. Y el último ingrediente, el anís (o Pacharán como fue mi caso).

Hay que continuar removiendo la mezcla hasta que quede bien fina. Para que os hagáis una idea, la consistencia debería ser como la de las natillas.

Poner abundante aceite en una sartén profunda. Para freír los buñuelos la temperatura deberá ser media, pero no alta. Si es muy alta se quemarán por fuera y quedarán crudos por dentro.

IMG_1987

Con la temperatura apropiada, empezamos a freír los buñuelos: con una cuchara de postre cogemos una porción de masa y la deslizamos en el aceite. Si los buñuelos no se dan la vuelta por si mismos, los giramos y continuamos hasta que tengan un bonito color dorado.

Disponer en un plato con papel de cocina para que este absorba el exceso de aceite.

Rebozar en la mezcla de azúcar y canela.

Cuando estén fríos, rellenar con la crema pastelera.

Crema pastelera

  • 100 grs de azúcar
  • 500 ml de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 50 grs de Maizena
  • Canela o vainilla en rama

Mezclar la leche con el azúcar y la vaina de vainilla o canela. Calentar y apagar el fuego cuando comience a hervir.

Esperar a que la leche se entibie bastante, añadir las yemas batidas y la harina de maíz poco a poco. Volver a poner a fuego bajo y no dejar de remover hasta conseguir la textura de crema deseada.

Dejar enfriar, llenar una manga pastelera con boquilla rizada grande y rellenar los buñuelos.

IMG_1985